Liquidaciones

Noticias

Procedimiento concursal y Liquidación concursal: fases

 

Un procedimiento concursal no siempre es sinónimo de liquidación concursal. En las siguientes líneas resumiremos de forma concisa y sencilla ambos procedimientos:

Qué es un procedimiento concursal

El procedimiento concursal se inicia para conseguir que una empresa que no ha podido hacer frente a los pagos que adeuda pueda satisfacerlos. Es decir, cuando una empresa (o persona física) tiene obligaciones de pago no satisfechas (deudor) con una persona física o jurídica (acreedor) entra en un procedimiento concursal o concurso de acreedores, que puede acabar en un convenio o en la liquidación forzada de sus activos.

Concurso de acreedores

El concurso de acreedores es, pues, un procedimiento legal originado cuando una persona física o jurídica la cual se halla en estado de insolvencia actual o inminente y ante la imposibilidad de hacer frente a sus obligaciones exigibles (Art. 1 y 2 LC). El objetivo del concurso de acreedores es el de:

Cómo funciona un procedimiento concursal

Si la empresa se encuentra en una situación de suspensión de pago, habitualmente se realiza un convenio, es decir, un acuerdo para evitar la quiebra y por lo tanto la liquidación concursal, que busca que la empresa pague a sus acreedores con unas condiciones pactadas entre ambos, pero supervisadas judicialmente.

Convenios: acuerdos de quita y espera

Muchas empresas han conseguido salir del procedimiento concursal y han evitado caer en el proceso de liquidación concursal, siguiendo el convenio y reflotando sus activos, si bien es cierto que salir del proceso es difícil.

Una situación en la que no existe tanto margen de maniobra es cuando la empresa ha sido declarada en quiebra, la cual se produce cuando el patrimonio total del deudor es inferior al conjunto de deudas que tiene con los acreedores y no ha podido alcanzar suficientes acuerdos de quita y espera. En este caso se inicia un procedimiento de liquidación de bienes. Aún así, se busca liquidar los activos de forma que la sociedad pueda seguir funcionando. Veamos las fases o etapas del concurso de acreedores para luego profundizar concretamente en el procedimiento de liquidación:

Fases o etapas del concurso de acreedores: resumen

La etapa común del Concurso de acreedores

Se inicia con el auto que declara el concurso y finaliza en la fase de convenio o liquidación.

La etapa Convenio del Concurso de acreedores

Se inicia después de la fase común. Su objetivo es llegar a acuerdos de quita y espera con los acreedores. Se reúne la Junta de acreedores y se realiza una votación por el convenio. Finaliza en su cumplimiento, o en el caso de su incumplimiento comienza la fase liquidación.

Fase Liquidación del Concurso de acreedores

Se inicia bien por incumplimiento de convenio o por solicitud previa al no ser posible llegar a acuerdos. Su objetivo es la venta de los activos de la concursada para satisfacer la deuda con los acreedores.

Fase Calificación del Concurso de acreedores

Se abre a la vez que la fase de liquidación. Su objetivo es determinar la culpabilidad o no de los administradores sociales.

Para facilitar este proceso, hemos elaborado un esquema en el cual se explica el proceso judicial (ordinario/abreviado):

esquema proceso concursal concurso acreedores liquidacion

Procedimiento de liquidación de bienes o liquidación concursal

La liquidación concursal es el procedimiento más contundente, aún así, se intenta que la sociedad continúe el funcionamiento y que de esta forma acabe pagando a todos sus acreedores.

Los acreedores se dividen en 5 grupos de prioridad para obtener su cobro: créditos contra la masa, créditos con privilegio especial, privilegio general, ordinarios y subordinados. Dentro de éstos grupos, se cobrará por orden cronológico y de vencimiento de los créditos.

Te explicamos la clasificación en orden de prioridad (el pago de los créditos sería el más inmediato y el pago a los créditos subordinados serían el último en cobrar) en las siguientes líneas:

#1. Pago de los créditos contra la masa

Antes de proceder al pago de los créditos concursales, la administración concursal deducirá de la masa activa los bienes y derechos necesarios para satisfacer los créditos contra ésta.

Los créditos contra la masa son aquellos créditos o deudas originadas con posterioridad al concurso. El Juez del Concurso resolverá la calificación del crédito contra la masa. Un ejemplo de ello sería el pago inmediato de los créditos salariales correspondientes a los 30 últimos días de salario anteriores a la declaración de concurso (la cuantía de éstos será como máximo el doble de la base mínima interprofesional). También se incluye en el pago de los créditos a la masa los costes del proceso judicial.

#2. Pago de los créditos con privilegio especial

Los créditos con privilegio especial son aquellos que recaen sobre determinados bienes o derechos que componen el patrimonio de la entidad deudora, y cuentan con un interés social o que cuentan con motivos de carácter jurídico o económicos importantes, como por ejemplo los acreedores de arrendamiento financiero o venta a plazos de bienes muebles.

La ley contempla la subasta como el método prioritario para la realización de los bienes y derechos afectos a créditos con privilegio especial, pudiéndose autorizar la venta directa cumpliendo con unas determinadas directrices.

#3. Pago de los créditos con privilegio general

El artículo 91 regula el orden de pago de los créditos con privilegio general.

Son créditos con privilegio general los salarios que no tengan reconocido privilegio especial: los importes debidos a la Seguridad Social; las retenciones tributarias y de Seguridad Social; los créditos de personas naturales derivados del trabajo personal durante 6 meses anteriores a la declaración del concurso; créditos tributarios; los créditos por responsabilidad civil extracontractual y “los créditos de que fuera titular el acreedor a instancia del cual se hubiere declarado el concurso y que no tuvieren el carácter de subordinados, hasta el cincuenta por ciento de su importe”, en ese orden.

#4. Pago de los créditos ordinarios

El pago de los créditos ordinarios serán satisfechos mediante prorrata una vez saldados los créditos contra la masa y  privilegiados.

La administración concursal atenderá al pago de estos créditos en función de la liquidez de la masa activa y se dispondrá de entregas de cuotas con un mínimo del 5% del nominal de cada crédito.

#5 Pago de los créditos subordinados

El pago de los créditos subordinados no se realizará hasta que hayan quedado íntegramente satisfechos los créditos ordinarios, y se hará mediante prorrata.

*Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2003-13813

Si tu empresa está en un proceso concursal y necesita vender su maquinaria industrial, ponte en contacto con TIL: realizaremos la tasación de los activos industriales de tu empresa de manera gratuita. Después, podemos comprarla o realizar una gestión de venta si así lo deseas.

 

Ver maquinaria metalúrgica de ocasión