Noticias

La máquina-herramienta usada: ¿cuál es su vida útil?

Maquina herramienta

La obsolescencia programada, o la intencionada programación de la vida útil de un producto, afecta a la mayoría de las máquinas, especialmente las electrónicas. Sin embargo, existe una excepción a la que los capos de la obsolescencia no han podido poner fecha de caducidad: se trata de la máquina-herramienta.


Los inicios de la máquina-herramienta

La máquina-herramienta, que sirve para dar forma a objetos y usualmente es una máquina estacionaria o fija, se nutre de fuerza externa a la del movimiento humano, aunque en caso de necesidad pueden ser movidas por personas. No es un invento nuevo, de hecho, la primera máquina-herramienta fue construida en 1751 por Jacques de Vaucanson. Se trataba de un torno con instrumento de corte en una cabeza ajustable mecánicamente.

Desde entonces, durante la Revolución Industrial, y hasta las décadas de los 70 y 80, las máquinas-herramienta fueron perfeccionándose a nivel de precisión, de materiales, de diseño y a nivel de computación. Y es que el control electrónico fue introducido en las máquinas-herramienta en los años 60, con el fin de agilizar todavía más la producción. Estas máquinas son denominadas CNC (Control Numérico por Computadora) y con ellas nació el concepto de centro de mecanizado, siendo ésta una máquina que absorbe las funciones de otras.

Retrofitting: plantando cara a la obsolescencia

En la actualidad las máquinas herramienta siguen liberando las manos de los operarios. Pero, ¿qué ocurre cuando se estropean? ¿Acaban muriendo como nuestros electrodomésticos los cuales tienen ya programada una vida útil determinada? La respuesta es no. Siguen teniendo vida útil, tan sólo necesitan una pequeña actualización y nos podrán durar años, incluso décadas.

¿Cómo se actualiza una máquina herramienta? A través de lo que denominamos retrofitting (podríamos traducirlo como reequipamiento o restauración), que consiste en añadir nuevas tecnologías o funcionalidades a un sistema ya obsoleto u estropeado. Esta actualización puede ser eléctrica, mecánica u ambas, alargando así la vida útil de la máquina-herramienta según necesidad específica de cada máquina y cliente.

Con un retrofitting no sólo se puede alargar la vida útil de la máquina-herramienta, sino que también puede aumentar la producción. Así pues, la vida útil de las máquinas-herramientas en la actualidad está ligada al retrofitting.

Máquina-herramienta de segunda mano: tu mejor aliada

Una máquina-herramienta de segunda mano o usada es igual de útil que una nueva, sin embargo, el ahorro económico resulta considerable. Por lo tanto, si estás pensando en adquirir una o varias máquinas-herramientas de segunda mano, en vender la/s que tienes o en renovar tus líneas de producción, debes saber que hay un buen flujo para ello en el mercado.

En TIL podemos ayudarte a comprar o vender máquinas herramienta de segunda mano, puedes contactarnos sin compromiso ?

Ver maquinaria metalúrgica de ocasión